puerta acorazada scaled 1

¿Qué diferencias hay entre una puerta blindada y acorazada?

La seguridad de nuestro hogar es una de las principales preocupaciones que tenemos cuando vivimos en una ciudad o en una zona con riesgo de robos. 

Una de las medidas más efectivas para proteger nuestra vivienda es instalar una puerta de alta resistencia que dificulte el acceso a los intrusos. Pero, ¿qué tipo de puerta elegir? ¿Cuál es mejor?

En este post te explicamos la diferencia entre una puerta blindada y acorazada, para que puedas tomar la mejor decisión según tus necesidades y presupuesto.

¿Qué diferencias hay entre una puerta blindada y una acorazada?

Una puerta blindada y una puerta acorazada son dos tipos de puertas de seguridad que ofrecen diferentes niveles de protección contra robos o intrusiones.

La principal diferencia entre ellas es la estructura y el material con el que están fabricadas. Una puerta blindada tiene una hoja de madera reforzada con chapas de acero en su interior y un marco de madera o metal. Una puerta acorazada tiene una hoja y un marco totalmente metálicos, lo que le aporta mayor resistencia y durabilidad. 

Aun así, las diferencias se pueden apreciar en cada elemento, a continuación, lo explicamos:

Marco

Las puertas blindadas tienen un marco de madera, mientras que las acorazadas lo tienen de acero. Esto hace que el marco de las puertas blindadas sea más vulnerable al apalancamiento, permitiendo que el ladrón deje la puerta solo sujeta por el resbalón, que se puede abrir fácilmente con una radiografía.

Bisagras

La función de las bisagras es conectar la puerta al marco y facilitar su apertura y cierre.

Entre las puertas blindadas y las acorazadas hay una diferencia importante en este aspecto: las bisagras de las puertas blindadas se fijan con tornillos a la madera, mientras que las de las puertas acorazadas se unen, ya sea por tornillos o por soldadura a un acero.

Hoja

La diferencia entre una puerta blindada y una acorazada en cuanto a la hoja depende del material con el que están hechas.

La blindada tiene una estructura de madera con algunos refuerzos de acero, lo que la hace vulnerable a los ataques de los delincuentes. La acorazada, en cambio, es de acero por completo, y solo lleva unas láminas de madera para darle un aspecto más agradable.

A simple vista, ambas puertas pueden parecer ser iguales, pero por dentro se nota que la acorazada ofrece una mayor protección que la blindada.

Cerraduras y cerrojos 

Al contrario de lo que solemos pensar la seguridad de una puerta no depende de la cantidad de cerrojos o cerraduras que tenga, sino de que estos sean independientes entre sí para dificultar la posibilidad de forzar uno solo y abrir todos los demás.

Las puertas acorazadas poseen elementos que resguardan la cerradura y que las puertas blindadas no los tienen. Se trata de las cerraduras autobloqueantes y de los escudos abocardados. Estas cerraduras tienen un sistema que se activa ante un intento de apertura no autorizado y bloquea la cerradura.

Los escudos abocardados están empotrados en la puerta por lo que evitan que se pueda manipular la cerradura. 

Bombillo

Muchas puertas tienen un elemento débil que compromete la seguridad de nuestro hogar: el bombillo. 

Este es el blanco de ataques como el bumping, la magic key, el taladrado y las copias de llaves 3D. Las puertas blindadas suelen tener cilindros de peor calidad que las acorazadas, estos cilindros son de gama baja no tienen las protecciones necesarias para resistir ataques.

Conclusión, ¿Qué tipo de puerta es mejor, acorazada o blindada?

En conclusión, el tipo de puerta que es mejor depende de las necesidades y el presupuesto de cada persona. 

Una puerta acorazada ofrece una mayor resistencia y seguridad que una puerta blindada, pero también tiene un coste más elevado y requiere una instalación más compleja. Una puerta blindada, por su parte, es más económica y fácil de colocar, pero puede ser vulnerada con más facilidad por ladrones o intrusos. 

¿Qué diferencia de precio hay entre una puerta blindada y una acorazada?

En cuanto a precios, una puerta acorazada ofrece una mayor seguridad que una puerta blindada pero también tiene un coste más elevado.

Los precios de una puerta acorazada varían entre los 1.000€ a los 3.000€ en función del grado de seguridad, mientras que los precios de una puerta blindada pueden llegar a ser menores de 1.000€.

Desde Grupo SICOR ofrecemos sistemas de seguridad avanzados que detectan cualquier intento de intrusión en el hogar y te permiten estar tranquilo las 24 horas del día. 

Infórmese ahora en el 918 403 939, SICOR Alarmas con la confianza del Corte Inglés.

Scroll al inicio